Facebooktwitterlinkedin

Continuar el avance en las leyes actuales y trabajar en las áreas pendientes serán los objetivos a desarrollar con el próximo gobierno. El último cambio de gobierno que vivió la Asociación Chilena de Energías Renovables, ACERA AG., mostraba un escenario completamente diferente al actual. Hoy las energías renovables son un sector consolidado, con influencia en las decisiones que se toman en el país, y si en el gobierno de Michelle Bachelet la misión fue poner sobre la mesa las necesidades de la industria para aparecer en el mapa, hoy los objetivos son otros.

Es por eso que la ya tradicional Conferencia de Prensa de ACERA debía abarcar este tema, además de hacer un balance sobre el año terminado y, de forma inevitable, cerrar un ciclo. La instancia comenzó con la intervención del Presidente del gremio, José Ignacio Escobar, quien hizo un repaso por los objetivos de la Asociación, lo que representa y el anhelo de llegar a un Chile 100% renovable. “Estamos expectantes al nuevo gobierno, que tiene metas muy ambiciosas, pero que esperamos apoyar activamente para buscar los mecanismos necesarios para cumplir con la meta del 100% de energías renovables al año 2040. Creemos que es una meta totalmente alcanzable y realizable, pero para lo cual es necesario definir el plan de acción para alcanzar la meta, un plan racional y coherente con la descarbonización”, señaló.

Luego se dio paso a la presentación de Carlos Finat, Director Ejecutivo de ACERA, quien destacó los puntos en común que tiene el gremio con el programa de gobierno del Presidente electo, Sebastián Piñera, específicamente en lo que respecta a cambio climático y las energías renovables. Asimismo, comentó lo exitoso del año recién terminado, señalando que “el 2017 fue muy positivo. La industria mantuvo un crecimiento en las mismas tasas altas que tenido en los últimos cuatro o cinco años. En especial, creemos que ha sido muy importante la aparición de tecnologías que no estaban presentes anteriormente, como es el caso de la geotermia y, por lo tanto, esperamos que esto también se mantenga para el año próximo”.

Los voceros de ACERA hicieron énfasis en este último punto, ya que el 2017 representó la entrada de una tecnología ERNC que estaba en deuda, sobre todo por el alto potencial que tiene Chile. La geotermia logró una potencia instalada de 48 MW, convirtiéndose en la primera planta de este tipo en Sudamérica.

Y los números generales son aún más decidores.  Si en 2012 las ERNC tenían una potencia instalada de 952 MW, a diciembre de 2017 llegaron a 4.895 MW, lo que permite estimar que durante el 2018 se instalarán al menos 1.000 MW adicionales, principalmente eólicas y solares fotovoltaicas. “Debemos promover todas las tecnologías, como el almacenamiento de baterías, la CSP, la geotermia, la mareomotriz, y todas aquellas que han tenido un desarrollo más lento, pero que debemos promover para que se complementen con las tecnologías que están actualmente más maduras”, señaló Escobar.

Es evidente que el 2018 viene con muchos desafíos y será fundamental revisar nuestras metas ambientales, reducir emisiones y revisar el impuesto al carbono, y es ahí donde ACERA identifica su rol, promoviendo todas las tecnologías renovables y todas las bondades que ellas ofrecen al sistema eléctrico. Así, sin duda, juntos lograremos un Chile 100% renovable.

Temas Actuales

Durante la exposición, Finat destacó que Chile actualmente tiene una ley moderna y la discusión es más bien técnica y participativa y cada sector se escucha con respecto. Los temas hoy son comunidades, flexibilidad del sistema, desarrollo de transmisión, generación distribuida, cambio climático.

Respecto al conflicto surgido en la generación distributiva, Final reconoció que la información que manejan las distribuidoras es la gran ventaja para llevarlas al éxito del negocio en desmedro de los más pequeños. Escobar apeló a la innovación y creación de nuevos modelos de negocio.

 

 

Facebooktwitterlinkedin
News Reporter
La versión digital de Revista Energía, es el punto de encuentro de temas de interés nacional e internacional, convirtiéndola en un medio global.