Corfo recibe propuestas por US$ 1.430 millones para invertir en plantas de valor agregado del litio
Facebooktwitterlinkedin

Fue la semana que pensó que no llegaría. Bitrán logró sellar un acuerdo con SQM para renovar el contrato de arrendamiento en el Salar de Atacama y de paso proyectar una recaudación fiscal de casi US$ 9 mil millones. (Economía y Negocios)

Como parte de un triunfo personal de su administración reconoce Eduardo Bitran, vicepresidente de Corfo, el acuerdo al que llegó con SQM este miércoles por el contrato de arrendamiento del Salar de Atacama. Y aunque la Corporación estuvo, y sigue estando, convencida de que la minera cometió faltas graves en el cumplimiento del contrato anterior, llegó un punto en el que se dio cuenta de que negociar era la mejor opción y con ello lograr una recaudación fiscal de casi US$ 9 mil millones.

En esta conversación, Bitran revela además dos noticias. La primera es que llegó a su fase final el llamado internacional para que empresas hicieran ofertas para invertir en instalaciones productivas en el país que permitan dar valor agregado a la industria del litio. Los insumos para estas eventuales inversiones, además, tendrán precios de compra preferenciales de productos derivados del litio, luego que Albermale aceptara vender el 25% de su producción anual a industrias locales de este. Con SQM llegó al mismo acuerdo, pero el proceso de llamado internacional aún no se inicia y descarta hacerlo durante su período.

Si bien fueron 12 las empresas que se presentaron al proceso, siete fueron precalificadas, pero solo seis entregaron una oferta concreta con montos de inversión. Se trata de la firma rusa Rosatom, que propuso invertir US$ 17,1 millones en una planta para elaborar 100 toneladas de litio metálico a partir de cloruro de litio, que ya produce Albermale; el consorcio coreano integrado por Posco y Samsung, que propuso elaborar cátodos de litio en base a hidróxido de litio, en un plan por US$ 285 millones, que considera una planta y el equipamiento. Estas dos propuestas, confidencia Bitran, son las que estarían seleccionadas a las que podrían sumarse entre una y dos más: se trata de las otras ofertas que buscan procesar carbonato de litio, como el caso de las firmas chinas Suchuam Fulin (con una inversión de US$ 100 millones), Jianmen Kanhoo (US$ 468 millones), Gansu Daxiang Energy (US$ 200 millones). La sexta seleccionada es Molymet, con una inversión de US$ 360 millones.

La otra noticia que da el vicepresidente de Corfo es que cuando Elon Musk, controlador de la gigante de la electromovilidad Tesla, vino a Chile de vacaciones el mes pasado, el mismo Bitran inició las gestiones para reunirse y logró agendar una reunión con uno de los vicepresidentes globales de Tesla, Liam O’Connor, y parte de su equipo. Así, el fin de semana pasado viajó junto a una delegación hasta las oficinas de la compañía y durante cinco horas estuvieron hablando del futuro del litio y del rol que pueda jugar Chile. Tesla requiere un hidróxido de litio de altísima calidad y le interesa trabajar en el país para poder producirlo. La idea, dice Bitran, es que SQM, que ya ha tratado de venderle a Tesla, llegue a producir ese hidróxido. Ese mensaje fue transmitido a SQM, quienes están analizando la propuesta. “Esto se trata de un pololeo, hay que ver cómo funciona”, dice.

– Tras el acuerdo con SQM, ¿no siente que su discurso públicamente cambió desde una exigencia que venda Julio Ponce a solo perder el control?

“Nunca dije venda, dije pierda el control. El discurso nunca ha cambiado. Estuvimos explorando en algún momento la posibilidad de que Julio Ponce vendiera (las acciones que le permiten nombrar) dos directores. A eso me refería y eso no es que venda todo, es que pierda el control”.

– ¿Esto genera un precedente para los inversionistas extranjeros de que si al Estado no le gusta el socio le cambian su esquema de control?

“El Estado tiene normas para licitaciones públicas, por ejemplo, donde establece ciertos requisitos que deben cumplir las empresas que participan, que son ciertos cumplimientos de normas básicas. Esto no es nuevo en nuestra legislación (…) Yo lo he dicho públicamente y lo he dicho muchas veces. He hablado de una cultura de impunidad en SQM, he hablado de corromper al sistema político. Entonces, por la influencia que tiene ese controlador sobre esa compañía, que queremos que sea una compañía en la cual el Estado chileno pueda de verdad asociarse, era clave la pérdida de control”. “Esta compañía, mientras se exija el cumplimento del contrato, va a ser una sociedad desconcentrada”.

– ¿Qué conversó con el Presidente electo sobre SQM en su reunión del viernes?

“Él estaba bien informado de lo que apareció en la prensa. Brevemente comentamos el tema SQM. Básicamente me consultó sobre algunos aspectos, no era él el que estaba dando opiniones, me estaba consultando sobre ciertos temas en los que quería estar informado”.

– Durante la negociación del acuerdo, ¿hubo algún tipo de comunicación con el comando de Sebastián Piñera?

“No”.

-¿Y de Alejandro Guillier?

“No. Hubo conversaciones con gente que era vinculada, cercana a los comandos, pero que no era parte de los comandos en ambos casos”.

– ¿Para mantenerlos informados o pedir una aprobación?

“No, no, no. Aprobación por ningún motivo. Simplemente para mantenerlos informados”.

Fuente: Economía y Negocios El Mercurio

Facebooktwitterlinkedin
News Reporter
Revista Energía es el punto de encuentro de temas de interés nacional e internacional, convirtiéndola en un medio global.