El rol de la geotermia, energía local y limpia, como suministro de base para reemplazar al carbón, energía sucia que requiere exportar su materia prima, fue uno de los puntos críticos sobre los comentarios al informe final de la Mesa de Geotermia que planteó el CEGA.
Facebooktwitterlinkedin

En el ámbito de buscar un marco político que permita el crecimiento y desarrollo de la geotermia, se llevó a cabo durante el año 2017 e inicios del 2018, un encuentro de trabajo  entre integrantes de la mesa de geotermia y el ministro de energía Andrés Rebolledo. La actividad ha sido apoyada por el Banco Mundial y llevó a los principales especialistas del área para proponer e identificar los desafíos de esta fuente de energía y su impacto en la matriz energética. 

Diego Morata, director del CEGA comentó que “la Mesa hizo un excelente trabajo en la recopilación de datos y en tomar acuerdos sobre el estado actual del desarrollo de esta energía, que tiene más de un siglo de desarrollo en el mundo, pero apenas unos meses de operaciones en Chile. No obstante, aún hay puntos críticos que no están presentes para dar cuenta de la realidad del sector de energía”. En relación a este último punto, Morata explicó que los datos con los que se construyeron las proyecciones de la matriz energética en el informe de la Mesa no está considerando el compromiso suscrito recientemente por el país del fin de las plantas termoeléctricas generadoras de carbón que no cuenten con sistemas de captura y almacenamiento de carbono u otras tecnologías equivalentes.

Al encuentro, que se desarrolló en dependencias del Ministerio de Energía, asistieron representantes del CEGA, del Consejo Geotérmico, ACHEGEO, ACERA, Transmark Chile y EDC (Energy Development Corporation), para discutir algunos puntos que incluye el informe de cierre de la Mesa de Geotermia, y poder adaptar el trabajo técnico al cambiante y dinámico escenario energético de nuestro país.

“Los modelos desarrollados en el marco del trabajo de la Mesa, y recogidos en el informe final, son analíticamente correctos, pero se sigue proponiendo para el 2050 casi 5 GW de carbón en la matriz y unos 4 GW de generación de electricidad mediante diesel. Se deben construir políticas públicas para suplir esta cifra por energías limpias y es ahí donde entra la geotermia. Estamos hablando de unos 9 GW de generación de electricidad (casi un 20% de la capacidad proyectada al 2047) basada en combustibles fósiles. Con los nuevos acuerdos suscritos por Chile de no tener más centrales a carbón que no cuenten con el sistema de captura de partículas, los datos de entrada del precio de la energía basada en carbón, y proyectados al 2050, son inexactos, ya que la tecnología y la experiencia requerida para llegar a producir carbón limpio no está considerado”, indicó el director del Centro de Excelencia en Geotermia de Los Andes (CEGA). Es necesario hacerse cargo del panorama mostrado por los modelos realizados por la Mesa. Si bien los datos de entrada puedan ser correctos, así como los cálculos realizados, en necesario un análisis profundo sobre lo que muestran las proyecciones, a fin de poder establecer políticas públicas que garanticen la seguridad energética en el país.

En relación con la energía geotérmica, comentó Morata, en el informe se presenta dos escenarios “uno con geotermia forzada – es decir con apoyo de beneficios para su desarrollo- y otro con geotermia no forzada y en ambos casos las cifras expuestas no son del todo correctas. Se presume unos costos al 2047 basados en la corta experiencia que hoy tenemos en Chile, asumiendo que no habría avances tecnológicos en las próximas tres décadas en lo referente a las etapas de exploración y explotación que permitan disminuir costos. Por otro lado, no se parametrizó la ventaja de tener recursos geotérmicos distribuidos a lo largo del país, lo que favorecería la seguridad en la generación de electricidad y el desarrollo de polos industriales en varias de nuestras regiones.

Facebooktwitterlinkedin
News Reporter
Revista Energía es el punto de encuentro de temas de interés nacional e internacional, convirtiéndola en un medio global.