Blockchain podría ser el eslabón perdido en la revolución de las energías renovables
Facebooktwitterlinkedin

Aproximadamente 231.000 millones de euros se gastan anualmente en inversiones en eficiencia energética (EE), pero aprovechar todo el potencial de la EE requerirá al menos cuatro veces más inversión. Este déficit financiero está retrasando la transición energética que necesitamos.

La intensidad energética global -una medida de la eficiencia energética de la economía de una nación, calculada como unidades de energía por unidad de PIB- fue de 1,8% en 2015, tres veces mayor que la media de 2003-2013, el 2,6% requerido para evitar el aumento de 2 grados en el escenario de las temperaturas globales, o el incremento necesario del 3% en la eficiencia de nuestro consumo de energía.

Aunque en los últimos meses se han dado algunos pasos en la dirección correcta, ya sea a través del lanzamiento del Grupo de Tareas de Financiación de la Eficiencia Energética (EEFTG) en el G20 de Hamburgo, o la reciente firma del Grupo de Trabajo para la Divulgación Financiera Climática (TCFD) ejecutivos (que piden el desarrollo de una divulgación y presentación de informes consistentes sobre el riesgo financiero relacionado con el clima), no se están haciendo lo suficiente para redimir esta brecha.

Esta es la era de finanzas baratas y abundantes – así que ¿por qué todavía hay un déficit financiero para la eficiencia energética?

Cuida la brecha

La inadecuada contabilidad de externalidades y barreras explica en parte esta brecha. Los subsidios a las energías renovables y los combustibles fósiles, así como la ausencia de un precio del carbono que podría explicar las externalidades ambientales, aislan a los consumidores de los precios de la energía. Estas condiciones estructurales impiden que los consumidores tomen decisiones informadas (Money Honnie, Badre 2017).

Bloomberg

 

Por otro lado, la naturaleza intangible y comparativamente pequeña de los activos y proyectos de la EE desalienta a los banqueros e inversionistas tradicionales en apostar en esta área. La elusividad de los beneficios de EE es un inconveniente significativo para los inversores potenciales. Contrariamente a otras inversiones, la eficiencia energética no puede medirse directamente en términos de producción física incremental. Más bien, se mide como un ahorro o una reducción en comparación con una línea de base de consumo o gasto. El resultado es una complejidad percibida, que se manifiesta en requisitos de monitoreo y verificación para confirmar los ahorros y mayores costos de transacción (Money Matters). Estas realidades técnicas subyacentes a las inversiones en EE hacen que los inversionistas exigen una tasa de rendimiento implícitamente más alta para contrarrestar el mayor riesgo percibido de los proyectos de EE. Estos factores suelen tener un efecto reforzante; los riesgos, reales y percibidos, asociados con los proyectos de EE explican la brecha restante de financiamiento de EE (Revolución Energética).

Más de dos tercios de nuestro potencial de eficiencia aún no ha sido afectado. Además de poner freno a la reducción de nuestras emisiones de carbono, este potencial latente implica un empleo significativo y los mercados económicos están siendo pasados ​​por alto. En el sector de la construcción, por ejemplo, el 80% del potencial de EE permanece; la renovación de edificios públicos en la UE, representa un mercado de 120 mil millones de euros durante el periodo 2017-2020. En Francia, el mercado estimado es de unos 30.000 millones de euros en los próximos diez años y podría crear hasta un millón de puestos de trabajo para 2025.

Necesitamos innovación financiera y creatividad para desbloquear las inversiones en EE y para captar estas oportunidades de empleo y crecimiento. ¿Podría blockchain ser la respuesta?

¿Qué es blockchain?

Blockchain es una tecnología de transacción digital distribuida que permite la ejecución segura de contratos inteligentes sobre redes peer-to-peer independientemente de una autoridad central como bancos, plataformas comerciales o empresas de energía. Otros participantes en la red actúan como testigos de cada transacción llevada a cabo entre un proveedor y un cliente; éstos se almacenan permanentemente en un ledger digital – la cadena de bloques – que es duplicado por cada computadora en la red.

Blockchain para la energía

En la transición a un nuevo mundo de la energía, descentralizado, digitalizado y descarbonizado, varias aplicaciones de casos de uso ya se han desarrollado utilizando tecnología de cadenas de bloque, tales como pagos automatizados de facturas, recarga y compartición de vehículos eléctricos y criptocurrencias renovables. Más allá de bitcoin -la criptocurrencia que la mayoría de la gente asocia con blockchain- la tecnología sirve como plataforma de transacción inteligente a un nivel sistemático que da lugar a verdaderos “prosumers”: así como a los consumidores, los hogares también se convierten en productores y vendedores de energía con alto grado de autonomía. Las empresas de servicios públicos y los operadores de la red se vuelven más eficientes al poder equilibrar la oferta y la demanda en tiempo real mediante la participación directa de estos prosumidores. Apoya la integración de energías renovables en la red de manera rentable.

 

En Nueva York, una pequeña empresa de energía junto con una empresa de tecnología han desarrollado un proyecto de microgrid en el que los vecinos pueden comprar y vender energía solar entre sí en una plataforma de cadena bloque llamada “TransActive Grid” que documenta todas las transacciones. Esta solución de red independiente y aislada ofrece un acceso de energía más limpio y resiliente a sus usuarios a través de sus unidades de almacenamiento de baterías integradas. Este proyecto ha conducido a la aparición de verdaderos “prosumers”. Hasta la fecha, más de 130 propietarios de viviendas con o sin sistemas fotovoltaicos solares (PV) ya están comprando y vendiendo energía entre ellos a través de esta plataforma.

En mayo de 2017, varias empresas unieron sus fuerzas para gestionar las redes eléctricas en los Países Bajos y Alemania. La empresa de energía renovable Vandebron trabajará con los clientes que poseen un vehículo eléctrico para hacer que la electricidad de sus baterías de automóviles disponibles a la red con el fin de ayudar a la holandesa TenneT operador de red nacional mejor integrar cantidades crecientes de energía renovable. TenneT está utilizando la innovadora tecnología IBM blockchain para gestionar esta red eléctrica.

En el futuro, la tecnología de bloques de cadena podría permitir que millones de dispositivos de energía tales como calentadores de agua, vehículos eléctricos, baterías e instalaciones fotovoltaicas solares puedan realizar transacciones entre sí en el borde de distribución de energía eléctrica.

Oportunidades de eficiencia energética

La evidencia sugiere que el objetivo de la percepción de riesgo de los inversionistas a través de una variedad de instrumentos es exitoso en la ampliación de las inversiones EE. El modelo peer-to-peer de la cadena de bloques, construido sobre la confianza generada por su ledger digital permanente e infalsificable, es una herramienta financiera creativa que puede ayudar a superar esta percepción de transacciones de riesgo de EE.

En los casos piloto implementados hasta la fecha, más de la mitad de los cuales han sido en Europa, blockchain ha demostrado ser un enorme ahorro de costos y eficiencia. Al dejar ir a los intermediarios, las transacciones de bloques reducen los costos, aceleran los procesos y dan como resultado una mayor flexibilidad en todo el sistema. Se abre paso a un sistema energético sistémicamente más eficiente, flexible y descentralizado. El Cambio Climático de las Naciones Unidas (CMNUCC) reconoció recientemente el potencial de la cadena de bloqueo para impulsar la acción climática. Sus ventajas de transparencia, rentabilidad y eficiencia pueden conducir a una integración más eficaz de las partes interesadas para adoptar medidas concertadas.

La tecnología aún no está madura, pero está creciendo rápidamente. Puede tardar entre cinco y diez años antes de que la tecnología alcance la adopción general. Sin embargo, allana el camino a una aceleración de la descentralización del sistema energético y la aparición de prosumers, donde los individuos pueden adaptar sus comportamientos de acuerdo a datos en tiempo real, y un consiguiente aumento en la eficiencia general del sistema energético.

El valor total de los activos que ahora se administran a través de la cadena de bloqueos en todo el mundo ya supera los 1.600 millones de dólares y creció 1.600% entre 2013 y 2016. Más de 1.400 millones de dólares se invirtieron en starlines en los primeros nueve meses de 2016.

Las acciones que se emprenan en los próximos cinco a 10 años nos encerrarán en los próximos 50. Los costos de la inacción aumentan anualmente, con consecuencias económicas y humanitarias asociadas. Los desastres naturales cuestan más de 500.000 millones de dólares al año en todo el mundo y empujan a otros 26 millones de personas a la pobreza cada año. En la actualidad hay 65 millones de refugiados en el mundo, 20 millones de los cuales existen gracias al cambio climático. Si los países no respetan el Acuerdo de París, el Asia sudoriental podría llegar a ser inhóspito para los seres humanos el año 2100; una quinta parte de la población mundial vive en esta región. Los niveles del mar también podrían aumentar en 2m estimado para el 2100, llevando a oleadas de refugiados como dos tercios de la población mundial viven en áreas costeras.

La eficiencia energética puede representar la mitad de la solución para limitar el aumento de las tempeaturas globales a 2 grados. Aunque es rentable, sin embargo, su aplicación más amplia sigue siendo obstaculizada. A través de su transparencia, la peer-to-peer, base de confianza y potencial de crecimiento, blockchain puede suavizar y acelerar las inversiones de EE. Los gobiernos deberían alentar su aumento. En el G20 de este año, el Presidente Macron anunció una Cumbre de diciembre de 2017 dedicada a la financiación del clima. Es una gran oportunidad para Francia, Europa y el mundo, para seguir analizando y promoviendo el potencial de bloques de bloqueo en la aceleración de las acciones climáticas.

Fuente: Webforum.org

Traducción: Revista Energía

Facebooktwitterlinkedin
News Reporter
Revista Energía es el punto de encuentro de temas de interés nacional e internacional, convirtiéndola en un medio global.