El nuevo desafío del sector energético: la descentralización
Facebooktwitterlinkedin

La revolución o transición energética en Chile tiene varias facetas. Quizás la más relevante y más destacada en los últimos años ha sido la integración de energías renovables variables, especialmente la energía solar y la energía eólica. Esta integración de energías renovables está contribuyendo de manera relevante a la reducción de emisiones locales y globales, y ha llevado el sector a mayores niveles de competencia.

El sector energético ha contribuido de esta manera no solo a un mayor crecimiento económico, mayor eficiencia en el mercado, sino también a lograr importantes objetivos ambientales.

En lo que aún no se han logrado cambios relevantes, es en la contribución que el sector puede hacer a la descentralización, y con esto a la democratización y ciudadanización. Esto apunta no solo a mayor sustentabilidad ambiental, sino a generar un convivir diferente, con mayor confianza entre los ciudadanos, a crear un sentido diferente sobre la toma de decisiones, a la participación activa en la que el ciudadano no es objeto sino sujeto, y a un sistema administrativo en el que los niveles locales y regionales están más empoderados y las sociedades más resilientes.

Los temas concretos que surgen en esta línea son: la eficiencia energética; la generación distribuida; la energía distrital; la comercialización de la energía a través de la cual los clientes pueden decidir sobre los atributos de la energía; las nuevas formas de financiamiento y participación en la propiedad de los proyectos; municipios que participan en la gestión estratégica de los componentes de generación y consumo; atomización de la estructura de generación; gestión activa de la demanda de energía; facilitación por las nuevas tecnologías de medios digitales; para mencionar solo algunos.

Todos estos aspectos pueden contribuir a hacer más integralmente sustentable el sector, y con esto también nuestra economía.

En Chile aún estamos muy lejos de los niveles de sistemas energéticos descentralizados como aquellos de otros países de la OCDE. Por ejemplo, en Alemania hay aproximadamente 20GW de energía solar la energía solar distribuida, mientras que en Chile, con un potencial varias veces mayor que el alemán, esta cifra se eleva en aproximadamente 0,014GW.

El camino hacia delante consiste en diferentes elementos: Primero, dado que se trata de un tema estructuralmente relevante, parece obvia la necesidad de un diálogo en torno a la pregunta central sobre el rol de la energía distribuida en el sistema energético del futuro. Segundo, generar y fortalecer el marco institucional para crear una mirada estratégica integral con un enfoque local: Programas que fomentan la mirada estratégica a nivel local y regional, tales como el Programa Comuna Energética o los Planes Energéticos Regionales – que se relacionan directamente con los ahora vinculantes Planes Regionales de Ordenamiento Territorial -, así como la participación del sector energía en la Agenda Digital, son algunos de los ejemplos de iniciativas relevantes en esta línea. Tercero, se trata de la elaboración del marco legal que apunta a habilitar la acción local y la integración de nuevos actores – importantes en esta línea son la Ley de Distribución, la reglamentación de las tecnologías inteligentes, la regulación de acceso a información, la regulación de análisis de ciclo de vida, entre otros. El cuarto elemento ciertamente son los proyectos piloto que nos pueden proporcionar la experiencia y las lecciones relevantes para que todos, tanto públicos como privados, aprendamos más rápidamente de iniciativas de amplia difusión. Como ultimo, pero no menos importante, el fortalecimiento de la institucionalidad local y la capacitación de los actores locales, lo cual requiere de mayores recursos así como mayores potestades especialmente a los niveles regional y municipal.

Todos estos elementos fueron identificados como claves en el marco de la iniciativa Futuro de Energía, en varios ejercicios participativos que involucraron a unos 300 actores.

Ahora tenemos que ser audaces para avanzar más rápidamente en un mundo que cambia de forma muy dinámica, vincular las partes y actuar al respecto.

Nicola Borregaard, Gerente General EBP Chile

Facebooktwitterlinkedin
News Reporter
Revista Energía es el punto de encuentro de temas de interés nacional e internacional, convirtiéndola en un medio global.