Argentina logró acuerdos para impulsar energías limpias y promover el desarrollo sostenible
Facebooktwitterlinkedin

Argentina dio un gran paso para conseguir apoyo financiero internacional para agricultura, ciencia y tecnología, energía, infraestructura, transporte, entre otros sectores. La Cumbre de líderes del G20, las reuniones bilaterales y una serie de encuentros previos fueron clave.

China fue el país con el que más acuerdos se lograron en relación al impuso de proyectos de energías limpias y sustentabilidad climática. Primeramente, el embajador Yang Wanmingy el secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable Sergio Alejandro Bergman firmaron (el 20 de noviembre) un Memorándum de entendimiento de cooperación para la protección medioambiental y el desarrollo sostenible.

En tanto, el día de ayer (2 de diciembre) se sumaron otros dos acuerdos suscritos en la Quinta de Olivos. Por un lado, el canciller Jorge Faurie junto al director de la Comisión Nacional para el desarrollo y la reforma, He Lifeng, estableció una prórroga al establecimiento del Mecanismo de diálogo estratégico para la cooperación y coordinación económica (DECCE). Este incluye entre sus objetivos el apoyo a los proyectos hidroeléctricos Condor Cliff y La Barrancosa (US$ 4.500 millones) e inversiones para el parque eólico Los Meandros (US$ 150 millones), para el parque solar fotovoltaico Cauchari y desarrollos de Litio en el salar de Olaroz (US$ 600 millones), entre otros. 

El canciller Faurie participó activamente en aquel encuentro. Además firmó un segundo acuerdo con Wang Yi, consejero del Estado chino, el cuál determinó el desarrollo de un “Plan de Acción conjunta 2019-2023”, para trazar una hoja de ruta con acciones concretas en distintos sectores, en pos de cooperar en el desarrollo sostenible de cada país. 

Con el propósito de avanzar en el cumplimiento del Acuerdo de París, combatiendo el cambio climático y promoviendo la utilización de energías limpias, serán necesarios cumplir cuatro puntos de la “Declaración de Líderes del G20” en los próximos años.

Si bien en la cláusula 21 del documento final, Estados Unidos reiteró su decisión de retirarse del Acuerdo de París, esto no limitó la apuesta de sus corporaciones a invertir en proyectos de generación renovable en el país.

Este fue el caso de la Overseas Private Investment Corporation (OPIC), cuyo presidente, Ray W. Washburne, firmó junto a funcionarios del gobierno argentino seis cartas de intención para invertir más de US$ 3000 millones para proyectos de infraestructura y energía.

Puntualmente, los capitales destinados a renovables rondarán los US$170 millones.  De acuerdo a la Embajada de Estados Unidos en Argentina, un préstamo de $ 50 millones de dólares será para respaldar la construcción del Parque Eólico Cañadón León (122 MW) en Santa Cruz. Mientras que $ 118 millones de dólares estarán repartidos entre el proyecto de energía solar Ullum I, II y III y el proyecto de energía eólica Chubut Norte III y IV. 

Por otro lado, en torno a la reunión bilateral Argentina-Rusia, Vladimir Putin destacó el potencial para ampliar la cooperación en distintos sectores de la economía, entre ellos proveer a centrales de generación eléctrica renovable. 

“Empresas de nuestro país ya están involucradas en el mantenimiento de seis centrales eléctricas argentinas, ahora la intención es que tengan participación en la próxima licitación suministrando equipos para seis centrales hidroeléctricas más”, afirmó el primer mandatario ruso en conferencia de prensa.

Fuente: Energía Estratégica

Facebooktwitterlinkedin
News Reporter
Revista Energía es el punto de encuentro de temas de interés nacional e internacional, convirtiéndola en un medio global.