La minería de litio en Argentina: alto riesgo versus alta recompensa
Facebooktwitterlinkedin

Alto riesgo versus alta recompensa. Esa es la apuesta que hacen las empresas explotadoras de litio de todo el mundo en Argentina con lo que están haciendo a un lado una recesión, una crisis monetaria y la incertidumbre política en su necesidad del mineral  de preferencia para los vehículos eléctricos.

La creciente demanda y la oferta limitada han hecho que los precios del litio se tripliquen en cuatro años. En respuesta, las compañías han estado luchando para construir nuevas minas, poniendo a Argentina y Chile, dos de los mayores productores mundiales de minerales, en plena mira.

Pero mientras Chile puede ser más estable económicamente, los principales productores allí: Albemarle Corp. y Soc. Química y Minera de Chile SA – han luchado para obtener licencias para expandirse. Mientras tanto, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, está impulsando una agenda más pro-mercado.

“Mirando la experiencia reciente de SQM y Albemarle, preferiría hacer negocios en Argentina que en Chile”, dijo John Kanellitsas, vicepresidente ejecutivo de Lithium Americas Corp., con sede en Canadá, que está realizando  un proyecto conjunto con Jiangxi Ganfeng Lithium Co. Ltd., con sede en China, en la provincia argentina de Jujuy por casi US$ 500 millones.

“En Argentina se requiere un poco de paciencia a largo plazo”, dijo Kanellitsas en una entrevista. “Pero creemos que la situación se resolverá favorablemente”.

El país se encuentra en las primeras etapas de un auge del litio, según un informe de The Economist Intelligence Unit. Actualmente hay dos minas en producción y más de 60 proyectos en desarrollo, y cinco están cerca de comenzar a funcionar, según el informe. La inversión en proyectos de litio se ha multiplicado por diez en los últimos cinco años, según un informe de agosto del subsecretario de Desarrollo Minero de Argentina, Mariano Lamothe.

Argentina y Chile forman parte del llamado triángulo de litio, una vasta área andina salpicada de salinas que también se extiende a través de Bolivia hacia el norte. Bolivia, el segundo recurso de litio más grande del mundo, ha intentado extraerlo durante años y ha fracasado. El país ha producido 250 toneladas este año, pero está invirtiendo en varios proyectos que, según dice, aumentarán la capacidad de producción a 150.000 toneladas en 5 años.

Chile ha estado tradicionalmente entre las principales naciones productoras, con Albemarle y SQM operando allí durante más de dos décadas. Las empresas junior aún no han podido establecer nuevas minas allí debido a la compleja regulación y oposición de las comunidades locales.

A Albemarle solo se le permitió aumentar la producción después de acordar pagar una regalía más alta en 2017, mientras que SQM obtuvo su licencia para aumentar la producción a principios de este año y también pagará una regalía más alta.

“Hay un entorno regulatorio muy complejo en Chile”, dijo Andrew Miller, analista senior de Benchmark Mineral Intelligence. “Pero no creo que ninguna de las principales regiones productoras de litio en este momento sea inmune a alguna interrupción y volatilidad”.

Los inversionistas han estado observando a Argentina desde lejos, ya que el país se vio afectado por la incertidumbre política y económica, incluidas las nacionalizaciones de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, como la productora de petróleo y gas natural YPF SA. Las opiniones de Macri a favor del mercado han cambiado esto, según Fiona Mackie, directora regional de América Latina y el Caribe de The Economist.

“Bajo la administración de Macri, estamos viendo avances que atraerán inversionistas a largo plazo en la industria minera del litio”, dijo Mackie por teléfono. “Argentina se encuentra en una situación de Ricitos de Oro donde podría haber obtenido la regulación adecuada, además de enormes recursos de litio en un contexto de creciente demanda”.

La certeza comercial en Argentina está en el nivel más alto en 20 años, dijo Paul Graves, director ejecutivo de Livent Corp. a principios de este mes. La compañía es una escisión de FMC Corp., que ha estado operando en Argentina durante décadas. Livent obtiene todo su litio de la salina Hombre Muerto y es la única compañía de litio de pura acción en la Bolsa de Nueva York. La acción ha subido un 3 por ciento desde que la compañía cotizó en octubre.

Sin duda, la incertidumbre sobre el resultado de las elecciones presidenciales del próximo mes de octubre significa que existe un nivel de riesgo relativamente alto para quienes estén dispuestos a invertir en el país, ya que Macri enfrentará a Fernández de Kirchner u otro candidato peronista.

El litio de Argentina debería comercializarse con descuentos a los activos chilenos, australianos y estadounidenses, ya que la incertidumbre política y la inestabilidad económica hacen que el país sea relativamente menos atractivo para la inversión de litio, dijo el analista de BMO Joel Jackson en un informe.

“Los riesgos clave se relacionan con la volatilidad económica, la inflación y la moneda, así como con la inestabilidad política”, dijo Reg Spencer, analista de Canaccord Genuity Australia. “Las perspectivas a largo plazo de la demanda de litio, el excelente potencial de recursos de Argentina y el proceso abierto de permisos y aprobaciones compensan parte de este riesgo”.

Fuente: Bloomberg

Facebooktwitterlinkedin
News Reporter
Revista Energía es el punto de encuentro de temas de interés nacional e internacional, convirtiéndola en un medio global.