“Si Chile quiere convertirse en un exportador relevante de energías limpias, debe acelerar su interconexión eléctrica con sus vecinos”
Facebooktwitterlinkedin

En Santiago se discutieron los últimos avances en energías renovables, de la mano de expertos nacionales e internacionales ubicando a Chile en el tercer polo más importante en el mundo de desarrollo para KIT, Karlsruhe Institute of Tecnology.

En el interesante marco, Revista Energía entrevistó a Erwin Plett, vicepresidente de la agrupación de exalumnos del Instituto de Tecnología de Karlsruhe (KIT, por sus siglas en inglés) de Alemania, quienees trabajan en la investigación y desarrollo en el Centro Heidelberg para América Latina.

Visión de Chile

¿Desde cuándo existe el interés por Chile para desarrollar proyectos relacionados con las energías variables, eficiencia energética y sustentabilidad?

El Karlsruhe Institute of Tecnology Karlsruhe (KIT) de Alemania tiene varias cooperaciones estratégicas o clusters, en distintas partes del mundo. Hace varias décadas se trabaja intensamente con universidades europeas, especialmente con Francia, consolidando estudios binacionales. Estratégicamente se ha desarrollado un interesante cluster con 4 universidades en China, y el tercer polo de desarrollo es precisamente en Chile desde el 2017, en el que 17 institutos del KIT cooperan con las universidades de Chile, Austral y de Concepción. Dentro del KIT hay también un robusto centro de energías que protagonizan los más de mil científicos y académicos de esa especialidad, y Chile se considera ser el mayor laboratorio de energías renovables a escala mundial. Esto representa también una oportunidad única de desarrollar soluciones a partir de energías renovables. Los cerca de doscientos exalumnos, investigadores y docentes chilenos que han estado en Karlsruhe se reúnen desde el 2008 en su KIT Alumniclub Chile y han co-organizado una interesante serie de seminarios y congresos internacionales también en el área de energías renovables.

El potencial energético variable de Chile en energías renovables que es considerable. Chile puede ser potencia energética mundial exportando energía verde: en el extremo Norte tiene abundante energía solar, en el extremo Sur posee grandes recursos en energía eólica. La cordillera brinda un envidiable potencial de energía hidroeléctrica a lo largo de todo el país y el potencial de energía geotérmica es apreciable. Las primeras dos son energías renovables variables que deben almacenarse para usarlas cuando exista la demanda, o para ser exportadas. Para ello viene en gran escala por ejemplo la tecnología del hidrógeno verde.

Desde su perspectiva, ¿considera que Chile, dentro de Latinoamérica es reconocida por haber dado un paso relevante hacia la transición energética, necesita acelerar más sus procesos de conexión, por ejemplo?

La transición energética  en Alemania obedece a un programa de estado que se propuso desnuclearizar y descarbonizar la matriz energética. Chile, por su parte, ha dado grandes pasos en esa dirección, y tiene privilegiados recursos solares, eólicos y hídricos. Hasta este momento Chile tiene sólo algunas conexiones con el extranjero en electricidad y gasoductos, pero comparado con Europa, la integración e interconexión energética con los países vecinos es mínima. Si Chile quiere convertirse en un exportador relevante de energías limpias, debe acelerar su interconexión eléctrica con sus vecinos, sus gasoductos internacionales, y los puertos para la exportación de energías verdes.

Desde la experiencia alemana que ha sido tan fuerte en generación distribuida, ¿qué podría faltarle a Chile para que esta tendencia a ser Prosumers o productores y consumidores, aumente a niveles considerables?

El sistema alemán de feed-in tarif propició seguridad para financiar estos proyectos de los “prosumers” (productores-consumidores), se les fijó una escala de precios para la electricidad verde inyectada a la red. Con ello la banca financió proyectos con menores riesgos, hubo amplio financiamiento para quién producía electricidad en forma distribuida, es decir, los prosumers. Este modelo de subvención no se quiso aplicar en Chile. Para Alemania esto tuvo el efecto colateral de “democratizar” la generación eléctrica, ya que se crearon cerca de un millón y medio de generadores de energías renovables con lo que el porcentaje de participación de mercado de las grandes generadoras cayó drásticamente, robusteciendo el sistema. En Alemania el retorno a estas inversiones es de unos quince años y todos están contentos. Los mismos proyectos de generación distribuida se pagan en diez años en Chile, y, sin embargo, eso es poco atractivo en este país. Lo anterior se podría remediar con una mejor retribución por parte de las distribuidoras (actualmente se retribuye para la inyección sólo el 50% de lo que se cobra para el consumo) y los prosumers deberían aplicar eficiencia energética en su autoconsumo, con lo que aumentan los excedentes que pueden vender.

¿Cómo ve usted que se podría integrar más la actividad minera con las energías renovables y, más aún, con eficiencia energética?

Punto muy interesante porque la minería se ha dado cuenta que, al usar energías renovables, produce por ejemplo “cobre verde”, disminuye la huella de carbono al disminuir el uso de combustibles fósiles. Sus productos tienen un valor premium para un mercado en el que los consumidores exigen productos con menor huella de carbono (electromovilidad).

La eficiencia energética requiere estudio caso a caso de los procesos, la calefacción, y el enfriamiento, para por ejemplo ahorrar en calentar con el enfriamiento de otros productos. El uso de motores eléctricos de alta eficiencia es muy rentable durante los 10 a 25 años que tiene el ciclo de vida de un motor. Financieramente es mucho más rentable invertir en eficiencia energética que en energía renovables.

¿Falta invertir más en innovación?, ¿desde el Estado?, ¿desde los privados?

Si revisamos las cifras la inversión en investigación, desarrollo e innovación en comparación con los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en Chile hay un amplio potencial de mejora. Cabe señalar que en Alemania la innovación es financiada en gran proporción por las empresas, más que por el estado.

¿Qué es lo más destacable de la experiencia alemana que usted aplicaría en Chile?

Hay muy buena cooperación técnica entre Alemania y Chile que se desarrolla a través de instituciones como la CAMCHAL (Cámara chileno-alemana de industria y comercio), la GIZ (Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit), que canaliza fondos del ministerio federal alemán de medioambiente en políticas públicas centradas en energía, la sociedad Frauenhofer con dos institutos de investigación aplicada en Chile y diversas universidades como por ejemplo la universidad RWTH de Aachen que históricamente ha cooperado con la UTFS en Valparaíso, y ahora nosotros, el KIT con nuestro Chile-Cluster en el ámbito científico universitario.

Las cifras indican que una buena parte de la innovación en Alemania la hacen también las pequeñas y medianas empresas. La fortaleza es que tienen una muy buena educación superior, con conocimientos tanto teóricos como prácticos, innovando, construyendo sobre buena tecnología y con técnicos, comerciales y administrativos que han pasado por una buena educación dual.

¿Cuál ha sido la innovación en las aulas que ha permitido el cambio de mentalidad en la generación actual? ¿Qué agregaría usted a las aulas universitarias para transformar aún más a las futuras generaciones en líderes sustentables y convencidos?

El KIT, con sus casi dos siglos de experiencia en formación especializada, ha estado empujando vigorosamente los centros de innovación alrededor de la universidad, y éste es en Alemania el que más emprendimiento “spin-off” produce. Nuestros estudiantes y exalumnos han obtenido importantes premios por los modernos emprendimientos que han salido de este centro de innovación. KIT ha fomentado la innovación también fuera de las aulas, con todo el apoyo para que los jóvenes emprendedores tomen riesgos y emprendan, avanzando en formar emprendimientos, para lo que los dotamos también de habilidades blandas.

Visión Internacional

¿Europa ha logrado sus compromisos energéticos?

Lamentablemente no, y cada vez queda menos tiempo para cumplir las metas pactadas el 2015 en acuerdo de Paris. Por ejemplo, la transición energética que está llevando a cabo Alemania se centra en sacar de la red las generadoras nucleares. Para eso se tuvo que recurrir al carbón en centrales termoeléctricas existentes, y esto fue un paso hacia atrás con respecto a la sustentabilidad. En esta transición se usan mayores recursos fósiles, por lo que requiere de redoblar esfuerzos en las energías renovables, por ejemplo, generación eólica a gran escala en el mar del norte. Esto requiere a su vez de nuevas líneas de transmisión y una reingeniería de todo el sistema.

¿Cuál es su opinión sobre la premisa de IRENA que debemos acelerar el crecimiento de la energía renovable en 6 veces para poder cumplir con el objetivo de Paris el 2015? 

La Agencia Internacional de las Energías Renovables, IRENA, es una organización intergubernamental para la promoción de la energía renovable en todo el mundo que ya cuenta con más de 150 países signatarios. Su objetivo es proporcionar asesoramiento sobre políticas concretas y facilitar la capacidad y la transferencia de tecnología. Como tal es una asociación mundial respetable, sus estudios y proyecciones son fundamentadas.

Lo que está claro, es que todos debemos multiplicar los esfuerzos para mantener el planeta en una temperatura que produzca el menor cambio climático posible, y esto requiere del mayor esfuerzo en la utilización de energías renovables a nivel global.

¿Cómo se prevén los costos de fotovoltaica y eólica en los próximos años?

La historia de los precios en inversión fotovoltaica ha sido una reducción dramática. La estrategia del gobierno chino centrada en convertirse en el mayor proveedor mundial de paneles fotovoltaicos ha sido exitosa con medidas como subsidios y precios bajos para los mercados internacionales.

En eólica lo que se ve, son progresos en la parte electrónica para aumentar la eficiencia de los generadores eólicos y torres cada vez más gigantescas para aprovechar el gradiente vertical de velocidades del viento. En principio los costos de energía renovables son todos marginalmente tendientes a cero, ya que no se paga por el uso del sol, del viento o calor terrestre. Lo que se requiere son grandes inversiones, costos de inversión de capital para la adquisición, instalación y puesta en marcha. Evaluados a por ejemplo a veinte años, los más relevante son los costos financieros y con ellos los intereses a pagar.

¿Cuál es a su juicio, el rol de China y Estados Unidos en esta transición?

China en su desarrollo económico acelerado por mucho tiempo no se fijó en los problemas ambientales que estaba creando. Hoy los problemas ambientales obligan al país asiático a la transición energética porque tiene que preocuparse de la salud de sus habitantes. El estado actual le puede acarrear problemas sociales no menores, ya que la contaminación urbana ha sobrepasado todos los límites por el amplio uso del carbón.

En EEUU el mercado de la energía renovable ha progresado mucho en la última década, pero ahora hay un problema político de corto plazo porque el gobierno actual quiere acelerar el uso de carbón para favorecer a sus electores.

Revista Energía

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hubo ponencias, paneles de discusión y talleres cooperativos sobre las energías renovables, cooperación y desafíos germano-chileno para el futuro, oportunidades de financiamiento para investigación, innovación y transferencia de tecnología, desarrollo industrial como estrategia de innovación, integración de la generación renovable a través de los mercados locales de energía, oportunidades en Chile y Alemania, reservorios geotérmicos como una opción para la generación de energía renovable y la extracción de recursos minerales en Chile, entre otros.

“Aquí confluyen expertos mundiales que discuten los últimos avances en energías renovables y se genera networking con otros investigadores que conducen a los desafíos futuros con cooperación internacional, generamos una especie de simbiosis industrial en torno a las energías renovables”, señala el chileno Erwin Plett, ingeniero civil químico de la Universidad de Chile, doctorado del KIT, Vicepresidente del KIT-Alumniclub Chile, Miembro de la Comisión de Energía del Colegio de Ingenieros de Chile A.G., director de Alfa Lux en Chile y Socio Gerente de Low Carbon Chile. Experto en ingeniería energética y economía ambiental.

Ecología industrial: innovación tras una producción eficiente

“A nivel global la demanda de energía aumentará, por ello la necesidad de invertir en energías renovables y tecnologías cada vez más complejas. La investigación conjunta es la base para enfrentar los desafíos venideros”, comenta el Dr. Thomas Hirth, Vicepresidente de Innovación y Asuntos Internacionales del KIT.Cabe destacar que el KIT ha creado en Chile -en colaboración con la Universidad de Chile, la Universidad de Concepción y la Universidad Austral de Chile- el Virtual Institute of Eco-Industrial Development (IEDE) para el estudio conjunto de la ecología industrial, el desarrollo sostenible, tecnología ambiental e investigación energética en torno a “materias primas y agua” y “energía y clima”, parámetros que se analizan en función de la sostenibilidad e integración espacial, atendiendo a problemáticas comunes a nivel mundial. Así, el KIT-Chile Cluster es una iniciativa “bottom up” del KIT con la intención de intensificar la cooperación entre éste y el sistema científico y empresarial de Chile tras una producción eficiente con poco impacto en el medio ambiente y la sociedad.

Facebooktwitterlinkedin
News Reporter
Revista Energía es el punto de encuentro de temas de interés nacional e internacional, convirtiéndola en un medio global.