Muchos actores, pocos responden, Comunidad Agrícola La Dormida entregó su visión sobre el problema con el megaproyecto de transmisión
Facebooktwitterlinkedin

La semana pasada el Ministerio de Energía anunció su decisión de cobrar las boletas de garantía de la empresa Interchile de la colombiana ISA, por incumplimiento de contrato en el tramo 2. Por su parte, la empresa que construye la megalínea Cardones-Polpaico, a través de comunicado, declaró que ellos apelarían por considerar los atrasos como “fuerza mayor.

Los actores de este relevante proyecto, único en Chile, decidieron no hablar por el momento sobre el tema que aflige al mundo de la energía en el país, sobretodo, aquéllos que deben cumplir con sus despachos, de acuerdo a compromisos en contratos adquiridos.

Ministerio de Energía, Coordinador Eléctrico, Interchile fueron consultados por Revista Energía, pero no habrán declaraciones por el momento.

Entrevista a Evelyn Marchant, presidenta Comunidad Agrícola La Dormida

¿Cuál es, a su juicio, el origen del problema entre Interchile y la comunidad agrícola La Dormida?

El origen del conflicto es que Interchile ocultó que su proyecto impacta directa y gravemente una Reserva Mundial de la

Biosfera. Ninguno de los efectos que estás gigantescas Torres están produciendo, en una maravilla de la naturaleza, ha sido evaluado y, eso, es ilegal.

Al no haber aceptado la compensación definida por la comisión tasadora, ¿qué viene después?, ¿se han gestado más conversaciones?, ¿alguna una mesa de trabajo?, ¿están abiertos a eso?

Nosotros consideramos que ningún dinero puede compensar el daño que esté proyecto genera sobre nuestra forma de vida, los servicios ecosistemicos que el lugar provee, ni menos al patrimonio ambiental de la Nación.

¿Cuál es, a su juicio, la mejor solución para que el país pueda terminar la línea de transmisión Cardones-Polpaico?

La única solución, posible y conforme a derecho, es que el Servicio de Evaluación Ambiental anule el permiso ambiental con que cuenta Interchile, paralice las obras y evalúe, de acuerdo a la ley ambiental vigente, todos los impactos que este proyecto produce.

La línea de alta tensión, no solo en Olmué, fue aprobada según constató la Cámara de Diputados “a cómo diera lugar” y ese es el origen de todos los problemas y reclamos de comunidades y ciudadanos en todo el país.

El proyecto debe revaluarse, esta vez, con pleno respeto a los derechos de todos y todas las chilenas.

¿Ha habido conversaciones con el Gobierno y/o Ministerio de Energía ante esta situación?, ¿han recibido apoyo parlamentario?, ¿quién o quiénes?

El gobierno conoce, exactamente, todos los incumplimientos de Interchile en nuestra comunidad.

Han verificado, en terreno, invasión de propiedad privada, helipuertos clandestinos, devastación de bosque y especies protegidas, pasivos ambientales abandonados y afectación de nuestros derechos de agua.

Sin embargo, nada han hecho.

Nuestra comunidad ha sido oída y apoyada por la Cámara de Diputados, en pleno, al aprobar el lapidario Informe de la Comisión Investigadora sobre este caso.

Además, hemos asistido a las Comisiones de Medio Ambiente del Senado y la Cámara.

Todos y todas las parlamentarias que han conocido de esta verdadera tragedia han empatizado con nuestra causa y han requerido de la autoridad acciones concretas en defensa y resguardo de la Reserva de la Biosfera de la Campaña y Peñuelas, en la cual habitamos.

Uno de sus planteamientos es que no hubo una Participación Ciudadana adecuada y no se plantearon las preguntas correctas por parte de la empresa, especialmente aquéllas relacionadas con la existencia de la reserva de la Biosfera Las Campanas, ¿qué considera usted que faltó por parte de Interchile realmente?

Interchile ocultó información capital en la evaluación ambiental y sólo gracias a la intervención de Conaf y Sernatur se le obligó a reconocer los impactos sobre la Reserva de la Biosfera.

La ley obliga, expresamente, a que en caso de modificarse el Estudio y reconocer nuevos impactos, ñdebe reabrirse un proceso de participación ciudadana.

Eso, inexcusablemente, no se hizo quedando en la indefensión, no solo nuestra Comunidad, sino que miles de personas que tenían derecho a presentar sus observaciones pues, también, residen en o entorno a la Reserva.

Si esto se hubiera hecho, ni Interchile, ni el Estado de Chile hubiera podido aprobar el Estudio de Impacto Ambiental, pues la brutalidad de los impactos que el proyecto genera sobre el paisaje, el turismo y las funciones ecosistemicas que brinda la Reserva, no pueden aceptarse conforme a la Ley.

La única respuesta posible era el rechazo a este nefasto proyecto.

¿A qué distancia pasan las torres de esta reserva de la biosfera? Y ¿cuántas son?

En nuestro caso, se trata de 13 Torres, de más de 70 metros de altura, que se ubican en ella, específicamente en la zona de amortiguación de la Reserva de la Biosfera.

De acuerdo al propio plan de gestión del Gobierno de Chile para este objeto de protección, vigente, solo pueden realizarse actividades que constituyan “prácticas ecológicas racionales” y no se admiten este tipo de ingenios monstruosos y ecocidas.

¿Cuántas hectáreas de la Comunidad Agrícola La Dormida afecta el proyecto?

En cuanto a las hectáreas son 40 que forman parte de la zona de amortiguación de la reserva de la biosfera.

¿Qué exige específicamente la Comunidad La Dormida?, ¿ninguna torre?, ¿algunas torres?, ¿cambio trazado?, ¿a qué distancia?

Estamos absolutamente convencidos de que la ley y el derecho nos ampararán e Interchile deberá retirar todas sus Torres de la Reserva Mundial de la Biosfera.

Al respecto, requeriremos en su oportunidad, que, quienes resulten responsables de este irracional atentado a la naturaleza, reparen e indemnicen los daños causados aunque, lamentablemente, sabemos que existirán perjuicios ambientales que tardarán siglos en equilibrarse.

¿Considera relevante el proyecto de la megalínea de transmisión que permitirá traer energía renovable desde el norte del país?

Nosotros empatizamos con la necesidad de favorecer las energías renovables y en su aporte al desarrollo sostenible del país.

Sin embargo, si el costo es la destrucción de la única Reserva de la Biosfera de la zona central del país, realmente, no vemos racionalidad alguna en este proyecto.

El trazado del proyecto admite múltiples alternativas que no afectan el patrimonio ambiental de todos y todas las chilenas, solo por qué a Interchile le sale más barato hacerlo destruyendo una zona clave para la biodiversidad en el planeta.

Revista Energía

Facebooktwitterlinkedin
News Reporter
Revista Energía es el punto de encuentro de temas de interés nacional e internacional, convirtiéndola en un medio global.