Dueños chinos de Pacific Hydro potencian operaciones en Chile
Facebooktwitterlinkedin

A través de un plan impulsado por SPIC, se reformuló la estructura del negocio internacional, por lo que no dependerá de la operación en Australia. Así, se esperan mayores oportunidades de crecimiento.

A tres años de que State Power Investment Corporation (SPIC) -uno de los cinco mayores grupos de generación energética en China- concretara la compra de la compañía Pacific Hydro que opera en el país desde 2002, los gigantes asiáticos dieron un golpe de timón reordenando su estructura interna para abrir de forma decidida una etapa de crecimiento.
A través de un proyecto bautizado como Blue Sky, que buscaba conformar unidades de negocios más fuertes e independientes en Australia, Brasil y Chile, se decidió separar estas unidades y otorgarles su plena autonomía.
De este modo, Pacific Hydro Chile y Pacific Hydro Brasil, que dependían de Australia y desde ahí se conectaban con China, ahora tendrán línea directa con SPIC. Y, a su vez, la operación en Australia no tendrá que lidiar con lo que suceda en Latinoamérica.
La autonomía se traducirá en una independencia tanto en términos económicos como administrativos. En el día a día ya no se necesitará la luz verde de Australia.
Esta nueva etapa se abrió de manera formal el 11 de abril con la primera reunión de directorio regional como unidad de negocios autónoma en Chile. Una semana después, aterrizó en el país el vicepresidente de SPIC, Suo Wei, quien aprovechó de visitar las instalaciones de las centrales Coya y Pangal, y además recorrió las nuevas oficinas de la generadora en Chile.
Esta visita, dentro de la administración local, fue interpretada como una muestra del seguimiento a la nueva estructura.
“Esta acción refleja el compromiso de SPIC en avanzar en una cultura de trabajo más eficiente y colaborativa, con miras a los nuevos desafíos que proyecta la empresa para los años que se avecinan”, dijo el CEO de Pacific Hydro Chile, Renzo Valentino.
La génesis del cambio
El diagnóstico que habría generado el cambio en los asiáticos es que la estructura que estaba funcionando, donde la información debía pasar por Australia y China, hacía más lentos los procesos de la operación en Chile, dejándola en desventaja frente a potenciales oportunidades. En medio de esta evaluación macro que se hizo a nivel matriz, desde el país asiático habrían entendido que la simplificación de la estructura propicia la captura de opciones.
De hecho, la matriz china escogió a Chile como su plataforma para crecer en América Latina, pero en la práctica su último corte de cinta fue el 24 de agosto del año pasado cuando inauguraron el parque eólico Punta Sierra (82 MW), siendo la primera inversión impulsada por la firma asiática desde su llegada.
Hoy no hay proyectos en construcción, por lo que el plan impulsado ha generado alta expectativa a nivel interno, por el interés en seguir creciendo que se ha manifestado.
En Pacific Hydro Chile destacan que esta nueva organización permitirá crear mayores oportunidades de crecimiento y, además, es una buena señal en cuanto al reconocimiento de las fortalezas del equipo que ahora lidera de manera autónoma Valentino como CEO.
Esto, porque se espera también conseguir una mayor agilidad en la toma de decisiones, algo que cobra especial importancia dado el público interés de Pacific Hydro por sumar nuevos activos en el país luego de la inauguración de Punta Sierra.
Se esperan en los próximos dos años proyectos por hasta 600 MW adicionales, divididos en tres iniciativas eólicas y solares, que hoy están en etapa de estudio.


Fuente: Diario Financiero

Facebooktwitterlinkedin
News Reporter
Revista Energía es el punto de encuentro de temas de interés nacional e internacional, convirtiéndola en un medio global.