La central eléctrica que no existe, pero que se paga en las cuentas de la luz
Facebooktwitterlinkedin

La semana pasada, Contraloría tomó razón del decreto de Precio de Nudo Promedio, que elevará las cuentas de luz en $2.000 en promedio. De esa cifra, $120 se explican por la entrada en vigencia del contrato con Central El Campesino, que aún no se construye. La CNE cuestiona su validez y el Congreso encendió la alerta.

Desde el 1 de enero, por contrato, la central El Campesino debía estar entregando energía al sistema. Sin embargo, eso no ocurrió y está lejos de hacerlo, pues las obras ni siquiera han comenzado.

¿Qué pasó? El Campesino S.A., firma ligada a AME y EDF, suscribió un contrato de suministro con distribuidoras tras adjudicarse la licitación en 2014, que fue supervisada por la Comisión Nacional de Energía (CNE). El precio de adjudicación fue de US$110 por MWh y la empresa postuló al proceso con una central a gas natural, a construirse en la región del Biobío.

Pero, pese a que cinco años después el proyecto aún no se concreta -por diversas trabas-, hace unos días se dio a conocer una nuevo alza de luz de 10,5% promedio en el país. Y de ese porcentaje, una parte corresponde precisamente al contrato de El Campesino.

“Del alza de 10,5% observada, 0,6% aproximadamente corresponde a central El Campesino”, aseguró a PULSO el secretario ejecutivo de la CNE, José Venegas. Así, a modo de ejemplo, en una boleta de $20 mil, el promedio en el país, el costo de la central no construida representa $120.

Una de las dudas que surgen en el sector es que el contrato está a un precio muy por sobre los valores actuales de mercado. De hecho, el costo marginal hoy ronda los US$60 por MWh -casi la mitad de la energía comprometida por El Campesino- e incluso en las licitaciones posteriores se llegó a valores por debajo los US$30 por MWh.

¿Es esto legal?

El tema está desde hace meses bajo revisión por parte de la CNE. En diciembre, ese organismo ofició a las empresas distribuidoras -que son las que mantienen el contrato con la involucrada-, pidiéndoles una solución alternativa, dado que la central El Campesino no iba a estar operativa. La CNE aún no recibe una respuesta.

Así lo aseguró el propio Venegas. “No hemos recibido respuesta al oficio de CNE, que solicitó antecedentes respecto de la propuesta de modificación de contrato y respaldo de suministro”, dijo.

Además, en la Comisión de Minería y Energía del Senado realizada el martes, la senadora (DC) Yasna Provoste, mostró su preocupación por el asunto y dijo que “le estamos cobrando a los ciudadanos por nada”.

Ante esto, Venegas, quien participó de la sesión, le explicó que definitivamente “hay algo no del todo bien calzado de que se ofrezca una central y que no esté. No podemos terminar el contrato, no podemos ejecutar el contrato nosotros. El contrato está activo”, manifestó.

En relación a una posible invalidación del contrato, Venegas sostuvo que “es parte de las obligaciones del contrato que corresponde a la distribuidora hacerla efectiva o proponer en conjunto con la generadora una solución alternativa equivalente. A la CNE le corresponde aprobar o no las propuestas de modificaciones”, señaló.

El año pasado, anticipándose a la entrada en vigencia del contrato- el consorcio AME-EDF compró diversos activos de generación, incluyendo las centrales Renca y Nueva Renca a AES Gener. A esto se sumó, según fuentes de la industria, la firma de un contrato de compra de energía con Enel, para suplir la energía que deben estar entregando. Desde la empresa El Campesino S.A. no quisieron referirse al asunto.


Fuente: La Tercera

Facebooktwitterlinkedin
News Reporter
Revista Energía es el punto de encuentro de temas de interés nacional e internacional, convirtiéndola en un medio global.